Por qué aparece el cáncer de próstata y cómo detectarlo

Hablar de cáncer del próstata o de cualquier otro cáncer nunca es agradable. Sin embargo, conocer cuáles son sus causas y como podemos detectarlo puede ayudarte a prevenirlo y a diagnosticarlo a tiempo y así aumentar las probabilidades de curarlo por completo.

En este artículo te cuento cuales son las causas del cáncer de próstata y lo que necesitas para detectarlo y estudiarlo a tiempo: qué síntomas provoca, cuando debes ir al médico, a partir de qué edad debes hacerte revisiones y todas las pruebas que utilizamos para estudiarlo en detalle.

¿Qué es el cáncer y por qué aparece?

Antes de entrar en detalle con el cáncer de próstata, merece la pena que aclarar qué es exactamente el cáncer.

El cáncer es un crecimiento descontrolado de un grupo de células que producen lo que llamamos un «tumor maligno». Utilizamos la palabra «maligno» para diferenciarlo de un «tumor benigno» que sería también un crecimiento de un grupo de células pero en este caso de forma controlada, es decir, sin capacidad de provocar metástasis o implantes en otros órganos.

Lazo azul que representa el apoyo a la lucha contra el cáncer de próstata.

¿Por qué aparece el cáncer próstata?

Desgraciadamente, cuando hablamos de cáncer, lo habitual es que desconozcamos las causas.

Lo que sí conocemos son los llamados «factores de riesgo», es decir, ciertas condiciones que hacen más probable el desarrollo de un cáncer de próstata.

Causas y factores de riesgo

Estos son los principales factores de riesgo asociados a la aparición de cáncer de próstata:

Factores de riesgo asociados al cáncer de próstata

Edad: El riesgo aumenta conforme avanza la edad. Por ejemplo, es muy poco probable, aunque no imposible, que aparezca un cáncer de próstata en menores de 40 años. Sin embargo, el riesgo de cáncer aumenta considerablemente a partir de los 50 años.

Raza o etnia: El cáncer de próstata es más frecuente y además aparece a edades más tempranas en pacientes «afrodescendientes». Así mismo, estudios realizados en estados unidos, demuestran que también es más frecuente en individuos de raza caucásica en comparación a orientales e hispanos.

Localización geográfica: Los lugares en lo que se ha observado la mayor incidencia de cáncer de próstata son estados unidos, noroeste de Europa, Australia e islas del Caribe. Aunque la razón no está clara, parece que puede deberse a diferencias en el estilo de vida por un lado y a que en algunos de estos países se realizan más pruebas de detección precoz.

Antecedentes familiares. El riesgo de cáncer de próstata es mayor en hijos o hermanos de pacientes con diagnóstico previo de cáncer de próstata. Aún así, es mucho más probable la aparición espontánea del cáncer, de manera que la mayoría de pacientes que sufren un cáncer de próstata no tienen ningún familiar afectado.

Alteraciones genéticas: se trata de factores de riesgo poco frecuentes y que representan una mínimo número de los casos de cáncer. Las mutaciones más conocidas son las mutaciones de los genes BRCA1 o BRCA2 y las que aparecen en el «síndrome de Lynch» que aumenta el riesgo este y otros tipos de cáncer como el de colon.

Factores de riesgo sin relación clara con el cáncer de próstata

Se trata de factores de riesgo que algunos estudios han demostrado asociados a la aparición de cáncer, si bien no tenemos suficiente evidencias acumuladas como para confirmarlo. Estos son:

Obesidad: Aunque no parece aumentar el riesgo de que aparezca el cáncer, sí que se asocia a la presencia de cáncer de próstata más agresivo y a un mayor riesgo de muerte por culpa del cáncer.

Dieta: Algunos estudios han asociado la ingesta excesiva de lácteos o de suplementos de calcio a un ligero aumento del riesgo de cáncer de próstata, sin embargo los resultados no son concluyentes.

Tabaquismo: En este caso, sucede lo mismo que con la obesidad: no aumenta la frecuencia de cáncer pero sí el riesgo de morir por culpa del cáncer si este se desarrolla. En cualquier caso, el tabaco es un tóxico relacionado a multiples tipos de cáncer y que claramente acorta la vida, así que las razones para no fumar van mucho más allá del riesgo de cáncer de próstata.

Prostatitis crónica: algunos estudios han relacionado la inflamación prostática crónica con un riesgo aumentado de cáncer de próstata. De nuevo, se trata de una asociación que no está del todo clara.

Enfermedades de transmisión sexual. Este factor está relacionado con el punto anterior. Es decir, una enfermedad venérea como la gonorrea provocaría inflamación de la próstata y esto aumentaría el riesgo de desarrollar el cáncer.

Vasectomía: Vaya por delante que se trata de una asociación más que dudosa pero es cierto que algunos estudios han demostrado que la vasectomía puede aumentar ligeramente el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Síntomas del cáncer de próstata

Poca gente sabe que el cáncer de próstata, por norma general, a penas provoca síntomas.

De hecho, cuando detectamos un cáncer en el contexto de síntomas urinarios, es más probable que estos síntomas se deban a una hiperplasia benigna de próstata acompañante que al propio cáncer en sí.

Por supuesto, estoy hablando de cáncer en etapas precoces, ya que si se trata de un cáncer avanzado, sí que puede provocar síntomas incluso derivados de que el cáncer se haya extendido a órganos lejanos. Por ejemplo, podrían llegar a aparecer dolores óseos derivado de una metástasis, si bien, esto raramente sucede.

¿Por qué el cáncer «casi» no provoca síntomas?

Se debe a la localización en la que se presentan la mayoría de los cánceres. Me explico…

Piensa en la próstata como si fuera un «anillo» que envuelve la uretra (el conducto por donde sale la orina desde la vejiga). Es decir, la uretra pasa por dentro del «anillo».

La hiperplasia benigna de próstata afecta a las paredes internas del anillo provocando el cierre parcial de la uretra y la aparición temprana de síntomas urinarios.

Sin embargo, el cáncer de próstata suele aparecer en la cara externa del «anillo» y por tanto no provoca síntomas urinarios hasta etapas mucho más avanzadas de la enfermedad.

Posibles síntomas asociados a cáncer y sobretodo a hiperplasia benigna de próstata

Los síntomas que recopilo a continuación se aparecen sobretodo en contexto de la hiperplasia benigna de próstata, excepto los 3 últimos que son más propios del cáncer avanzado y, por suerte, mucho menos frecuentes.

  • Chorro de orina débil, fino e intermitente. Es típico «salpicarse los zapatos».
  • Urgencia miccional: Necesidad repentina de orinar
  • Polaquiuria: Necesidad de orinar con frecuencia, aunque sea poca cantidad
  • Nicturia: Necesidad de levantarse a orinar varias veces por la noche.
  • Dificultad para iniciar el flujo de orina y para vaciar la vejiga por completo.
  • Sensación de ardor o incluso dolor al orinar.
  • Hematuria (sangre en la orina) o hemospermia (sangre al eyacular, junto al semen).
  • Dolor de espalda, cadera o pelvis que no desaparece con medicación estándar.
  • Síntomas provocados por la anemia derivada de la pérdida de sangre: palidez, ahogo, cansancio, pulso acelerado y mareos.

¿Cuando debo acudir al médico?

Como podrás imaginarte, teniendo en cuenta los escasos síntomas que provoca el cáncer de próstata y lo frecuente que es, mi recomendación es acudir para hacer revisiones antes de que aparezcan los síntomas.

Como norma general, aconsejamos ir al médico para hacer controles de la próstata a partir de los 50 años ya que es la edad a partir de la cual aumenta considerablemente el riesgo de próstata de cáncer de próstata.

Por supuesto, también es recomendable acudir al médico si aparecen síntomas urinarios, sobretodo si estos no estaban presentes con anterioridad o son muy molestos.

¿Cómo se detecta y cómo se estudia?

En esta segunda parte del artículo, hablaré de cómo hacemos los urólogos para detectar la presencia de cáncer y de las pruebas que utilizamos para estudiarlo una vez detectado.

NOTA: Ten en cuenta que esto es una simple recopilación de las pruebas disponibles pero que raramente son necesarias todas. Ante la duda, mi consejo es que solicites valoración por un urólogo.

Entrevista clínica (anamnesis)

En este apartado incluimos una serie de preguntas dirigidas a detectar síntomas que nos hagan sospechar la presencia del cáncer y preguntas dirigidas a conocer los posibles factores de riesgo individuales que presente el paciente como los comentado anteriormente.

Exploración física (tacto rectal)

La principal exploración a realizar es el tacto rectal. Consiste en introducir un dedo (cubierto con un guante lubricado) por el recto a fin de palpar la próstata. LO que buscamos es detectar si existe un aumento del tamaño de la próstata o irregularidades en su superficie.

PSA en el análisis de sangre

El PSA (Prostate Specific Antigen o antígeno prostático específico) es una proteína fabricada exclusivamente en la próstata que nos puede ayudar a detectar la presencia de cáncer.

Cabe destacar que el PSA no es un marcador específico del cáncer de próstata sino que también puede aumentar por otros problemas prostáticos como la HBP, inflamación, etc.

La verdadera utilidad del PSA en el diagnóstico del cáncer de próstata es que nos ayuda a establecer una probabilidad y a tomar mejores decisiones. Es decir, sabemos que «cuanto más alto sea el valor del PSA en sangre, mayor es el riesgo de que exista un cáncer». Por tanto, podemos definir varios puntos de corte a partir de los cuales recomendamos hacer más pruebas para llegar al diagnóstico definitivo.

Valores habituales de PSA y su significado clínico:

Menor de 2,5 ng/ml: Es el valor normal en pacientes menores de 50 años.

Menor de 4 ng/ml: Punto de corte habitualmente utilizado como estándar. Con un PSA menor de 4, es muy poco probable que exista un cáncer.

De 4 a 10 ng/ml: Valor límite. De forma global, la probabilidad de padecer un cáncer con este PSA es del 25%. Por supuesto, esto es una generalización ya que el valor del PSA debe interpretarse según el contexto: edad, antecedentes, presencia conocida de HBP, etc.

Mayor de 10 ng/ml: Indica riesgo alto de padecer cáncer de próstata con una probabilidad global de padecerlo del 50%. Esta situación prácticamente siempre exige realizar más pruebas.

Ecografía

La ecografía es una prueba de imagen que permite estudiar la anatomía de la glándula prostática: tamaño, situación, e incluso anomalías morfológicas.

Se realiza introduciendo la sonda ecográfica por el recto.

También utilizamos la ecografía para guiar la aguja cuando realizamos una biopsia de próstata y así poder tomar muestras de las zonas sospechosas.

Biopsia trans-rectal

La biopsia de próstata consiste en tomar una muestra de tejido para analizarlo al microscópio en busca de células malignas.

Aunque la biopsia la realizamos los urólogos, los encargados de analizarla son los compañeros de anatomía patológica. Tras estudiar al microscópio, clasifican la muestra según la «escala de Gleason», una escala que nos permite clasificar el cáncer de próstata en diferentes grados de agresividad.

Resonancia magnética

La resonancia es otra prueba de imagen que nos permite ver no sólo la próstata sino también los órganos y tejidos cercanos.

La utilizamos principalmente para hacer el estudio de extensión, es decir, para estudiar si el tumor ha crecido más allá de la próstata y ha invadido órganos vecinos.

También puede resultar útil para decidir si es necesaria o no una biopsia y para guiar la aguja en caso de que decidamos biopsiar. Es la llamada «Biopsia de fusión».

Estudio de extensión

Para decidir el tratamiento más adecuado para cada paciente, necesitamos realizar un estudio de extensión que nos muestre hasta que punto el cáncer ha invadido estructuras vecinas u órganos a distancia

En el caso del cáncer de próstata, tenemos la suerte de que lo habitual es detectarlo en estadios precoces, cuando el cáncer todavía no se ha extendido fuera de la próstata y, por tanto, podemos ofrecer habitualmente tratamientos curativos.

Gammagrafía

La gammagrafía ósea es una prueba que estudia la actividad metabólica de las distintas áreas anatómicas del esqueleto, de manera que nos permite detectar la presencia de metástasis óseas.

Es una prueba que realizan los compañeros de medicina nuclear y que se realiza así:

Primero, se inyecta por vía venosa una pequeña cantidad de un radiotrazador (un sustancia radiactiva) que tiende a acumulares en los huesos afectados de cáncer.

Luego, se realiza una especie de radiografía que muestra en una imagen las zonas de mayor actividad metabólica, es decir, las zonas afectadas por el cáncer que son las que habrán acumulado mayor cantidad de radiotrazador.

Finalmente, los médicos nucleares emiten un informe con su impresión diagnóstica que incluiremos como parte del estudio de extensión y nos ayudará a tomar decisiones.

TAC

Otra prueba de imagen de vital importancia es el TAC o tomografía axial computerizada.

Se trata de una serie de radiografías seriadas que nos permite estudiar con detalle la anatomía de la mayoría de órganos internos y que también solemos incluir en el estudio de extensión.

Más información

Si quieres ampliar tus conocimientos sobre el cáncer de próstata puedes echar un vistazo a los siguientes artículos de mi blog:

1. Artículo sobre el pronóstico del cáncer de próstata en el que hablo de cómo de grave es, los factores que nos ayudan a predecir su gravedad y sobre las posibles complicaciones del tratamiento.

2. Artículo e el que explico de forma detallada las diferentes alternativas de tratamiento que disponibles para el cáncer de próstata.

*Gracias por leer hasta aquí. Como siempre, si tienes alguna duda o si crees que falta algo de información, déjame un comentario más abajo y estaré encantado de actualizar el texto.

Publicaciones Similares

8 comentarios

  1. Hola Pep, los síntomas urinarios que mencionas para la HBP pueden darse tb en un contexto de cáncer? Si suele aparecer en la parte externa del anillo no tendrían por qué aparecer esos problemas, no? Gracias

    1. Buenas Angel.
      Como comentas los sintomas urinarios de HBP (irritativos i/o obstructivos) pueden darse en un cancer de prostata…aunque muy pocas veces son debidos a éste. Es decir, los sintomas pueden o no darse en pacientes a los que se les diagnostica de cancer de prostata pero estos síntomas no suelen estar producidos por el crecimiento del cancer de prostata sino por el crecimiento de la próstata en si.
      Como siempre comento la mayoria de veces que diagnosticamos un cancer de prostata a un paciente éste dice «pero si yo me encuentro bien», «pero si no he notado nada, ni sangre ni nada», «si yo orino bien»….pues eso. Pueden observarse estos sintomas (o no observarse; como acostumbra a pasar en un tanto por ciento importante de pacientes) aunque no se dan por el cancer en si.
      Como bien dices, el cancer de prostata suele darse en la parte «periferica del anillo» asi que este cancer no suele afectar a la parte interna que es por donde discurre la orina.
      Gracias por los comentarios.

      1. Hola de nuevo, me ha quedado más claro que el agua. Muy bien explicado.

        Mil gracias por tus aportes. Son muy valiosos para los pacientes.

  2. Creo que debería hacerse un control preventivo como se realiza para el cáncer de pecho en mujeres. Estamos avanzando en dar visibilidad pero queda mucho camino, por desconocimiento no informamos a nuestro padre y hemos llegado bastante tarde, pero ahí estamos. Apoyaremos la campaña bigotis y seguiremos. Gracias.

    1. Gracias por tu aportación Inma.
      Realmente la prevención, seguimiento y evaluación de los pacientes hombres a partir de los 50a (en casos particulares antes) para controlar la próstata es importante dado que la patología prostática es muy prevalente.
      Gracias por el comentario.

  3. Hola Dr. Pep he tenido inflamación de el prostata hasta de 91, pero con tratamiento y control del tipo de alimentos ha bajado a 61. Y presentado una uretritis y los valores son 20 y 12,5 la próstata aumento a 64, sera por la infección??. Tengo 69 años fue necesario colocarme sonda para orinar, en que me puede ayudar una aclaratoria. Gracias muchas gracias

    1. Buenas. Las elevaciones de PSA son normales en contexto de infecciones de las vias urinarias. Si a parte hay una retencion aguda de orina (colocacion de sonda), con mas motivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Josep María Auguet Martin. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.