Disfunción eréctil: causas, diagnóstico y tratamiento

En este artículo (aviso, es largo y detallado) te explicaré en profundidad todo lo que necesitas saber como paciente sobre la disfunción eréctil.

Te contaré qué es y cuando se considera un trastorno, tipos de disfunción eréctil y causas que la provocan, como se diagnostica y cómo se estudia a nivel médico, a qué edad empieza, cómo se trata y cómo se previene además de otras dudas frecuentes.

¿Qué es la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil, vulgarmente conocida como «impotencia», es la incapacidad para conseguir una erección de suficiente rigidez y de suficiente duración como para lograr una relación sexual satisfactoria.

Importante, solo se considera un trastorno cuando la dificultad para la erección aparece de forma repetida y mantenida a lo largo del tiempo.

Es decir, un episodio aislado de dificultad para la erección (el famoso «gatillazo») no se considera disfunción eréctil ya que se trata de una situación muy común a lo largo de la vida sexual del varón que se resuelve de forma espontánea y que no tiene mayor repercusión.

Tipos de disfunción eréctil

Aunque esta clasificación está algo obsoleta, los «urólogos clásicos», distinguen diferentes tipos de disfunción eréctil:

  • Impotencia coeundi: incapacidad para mantener un coito.
  • Impotencia erigerandi: incapacidad para lograr la erección del pene.
  • Impotencia generandi: incapacidad para procrear aunque se produzca la penetración.
  • Impotencia psíquica: cuando el problema de erección se debe a problemas mentales.

¿Cuando se considera disfunción eréctil?

La disfunción eréctil no se define de forma cuantitativa sino cualitativa. De forma general, utilizamos los siguientes criterios que, además, nos ayudan a clasificar la gravedad del problema:

  • Es posible conseguir una erección en ocasiones, pero no cada vez que se desea mantener relaciones sexuales; este sería el grado más leve de disfunción eréctil.
  • Es posible conseguir una erección, pero no por el tiempo necesario para poder mantener una relación sexual satisfactoria.
  • Es posible conseguir una erección, pero no de firmeza suficiente como para lograr la penetración.
  • No es posible conseguir una erección nunca o casi nunca; este sería el grado más avanzado de disfunción.

¿Cuales son las causas de la disfunción eréctil?

Las causas son variadas e incluso pueden aparecer varias al mismo tiempo. Te resumo a continuación cuáles son las causas más frecuentes de disfunción eréctil:

Edad: de forma fisiológica, tanto hombres como mujeres, sufrimos un declive en la actividad sexual conforme avanza la edad. En el caso de la disfunción eréctil del varón suele aparecer a partir de los 40 años y es más frecuente conforme van pasando los años.

Enfermedades cardiovasculares; como infartos, o enfermedad arterial periférica. Hay que entender que la erección depende del flujo de sangre hacia el pene y por tanto precisa de un sistema cardiovascular saludable.

Diabetes Mellitus: la diabetes es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular debido al daño que provoca en todo el árbol arterial y además en los nervios.

Otros factores de riesgo cardiovascular: hipertensión arterial, sedentarismo, tabaco, alcohol…

Enfermedad renal o insuficiencia renal crónica.

Factores psicosociales: depresión, estrés, problemas de pareja…

Enfermedades neurológicas: ictus, problemas medulares, demencia y esclerosis múltiple, entre otras.

Fármacos (más adelante te explico cuáles)

Drogas recreativas como la cocaína, éxtasis u otras. Aunque inicialmente puedan aumentar la excitación sexual, el efecto global sobre la erección es claramente negativo.

Enfermedades endocrinas: déficit de testosterona, problemas en la hipófisis, obesidad…

Trastornos del sueño como por ejemplo el síndrome de apnea del sueño.

Otras enfermedades debilitantes: casi cualquier enfermedad debilitante de la suficiente gravedad puede causarla: problemas hepáticos, renales, cardíacos, inflamatorios, inmunes…

Ciclismo: es una causa dudosa aunque probable. El motivo es la presión ejercida en la zona de forma crónica que puede afectar a los nervios y vasos sanguíneos implicados en la erección.

¿Puede estar provocada por medicamentos?

Efectivamente, la disfunción eréctil puede aparecer como consecuencia de la toma de numerosos fármacos. De hecho, algunos estudios estiman que hasta el 25% de los problemas de erección se deben a tratamientos farmacológicos.

¿Qué fármacos pueden provocar problemas de erección?

No te voy a dar una buena noticia y es que, 8 de los 12 fármacos más prescritos pueden provocar disfunción eréctil. Es decir, es un problema que puede afectar a muchas personas.

Los fármacos que pueden afectar la erección con mayor frecuencia son:

  • Antidepresivos, sobretodo los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS como citalopram, escitalpram, paroxetina o sertralina.
  • Fármacos para la hipertensión arterial: amlodipino, enalapril, doxazosina, clortalidona, losartán…
  • Antiandrógenos: bicalutamida, finasterida, dutasterida, acetato de ciproterona…
  • Otros: espironolactona, clonidina, guanetidina, metildopa, ketoconazol, cimetidina

¿A qué edad empieza?

Como he comentado, la probabilidad de que aparezca aumenta con la edad y el riesgo aumenta claramente a partir de los 40 años.

Aunque diferentes estudios en diferentes poblaciones muestras resultados variables, de forma aproximada la frecuencia de disfunción eréctil es la siguiente:

  • 40- 50 años: 10-15%
  • 50-59 años: 15-20%
  • 60-70 años: 20-25%
  • 70-75 años: 35-40%

¿Es para siempre o puede ser temporal?

Depende por completo del origen del problema.

Algunas causas son pasajeras o se resuelven con facilidad mediante el tratamiento adecuado mientras que otros casos se deben a problemas que no tienen solución o para los que no disponemos de tratamiento eficaz.

¿Cómo se estudia la disfunción eréctil?

Lo primero es realizar una valoración clínica en profundidad que consiste en una entrevista con el médico (anamnesis) y una exploración física. A partir de aquí, en función de los datos obtenidos, solicitamos las pruebas necesarias.

Anamnesis para estudiar un problema de erección:

En la entrevista clínica buscamos detalles que nos ayuden a encontrar el origen del problema; por ejemplo:

  • Si existe algún factor desencadenante como el inicio de un tratamiento farmacológico o algún evento psicológico (ej. mucho estrés laboral o problemas de pareja).
  • Velocidad de inicio: un inicio progresivo a lo largo de varios años en hombres de cierta edad suele indicar un problema crónico. Por contra, el típico caso de hombre sexualmente competente que nunca ha tenido un problema «hasta que una noche sufrió un gatillazo» y desde entonces no consigue la erección, nos orienta claramente hacia un origen psicológico.
  • Presencia de erecciones nocturnas o matutinas: la mayoría de los hombres experimentan erecciones espontáneas durante la fase REM del sueño o justo al despertarse. La presencia de estas erecciones nos indica que las estructuras vasculares y neurológicas necesarias para la erección funcionan correctamente.
  • Valoración de conflictos psicológicos: el objetivo aquí es detectar indicios de que el problema sea de origen psicológico. Lo ideal en este caso sería acudir al psicólogo / sexólogo ya que, aunque mucha gente es reticente a utilizar este tipo de tratamientos, lo cierto es que son muy efectivos.

Exploración física

A nivel de la exploración física también buscamos signos que nos ayuden a detectar el origen del trastorno. Valoramos los siguientes aspectos:

  • Pulsos en las arterias femorales: la ausencia de pulsos palpable nos orienta hacia un problema de origen vascular que impide el correcto flujo de sangre hacia el pene.
  • Exploración del pene: buscamos lesiones similares a cicatrices que aparecen típicamente en la enfermedad de La Peyronie.
  • Caracteres sexuales masculinos: estos son la masa muscular, el vello en zonas masculinas o la calvicie fronto-temporal («entradas») típica del varón. Se trata de signos físicos provocados por la testosterona y, por tanto, su ausencia puede indicar un déficit de esta.
  • Reflejo cremastérico: es un reflejo fisiológico que provoca la elevación del testículo al acariciar la zona interna del muslo. Su presencia indica integridad del centro neurológico de la erección.

Análisis de sangre para estudiar la disfunción eréctil

Análisis básico

Se trata de una analítica rutinaria para estudiar los parámetros generales de salud y los relacionados con el riego cardiovascular.

Habitualmente esto incluye: glucosa y/o hemoglobina glicosilada A1c; colesterol (colesterol total, LDL, HDL), triglicéridos, hemograma, función renal y función hepática.

Análisis hormonal

El análisis de las hormonas sexuales es imprescindible para estudiar la disfunción eréctil.

Empezamos analizando, como mínimo, la testosterona total. Y, si existen dudas diagnósticas, también estudiamos la testosterona libre.

Si detectamos un déficit de testosterona, el siguiente paso es buscar qué lo está causando. Para ello estudiamos las gonadotropinas FSH y LH que nos ayudarán a detectar si se trata de un problema a nivel testicular (fábrica de testosterona) o a un nivel superior, es decir, a nivel de hipófisis o de hipotálamo que son los órganos que estimulan a los testículos para que fabriquen testosterona.

Por último, en función de los hallazgos anteriores, también puede ser necesario analizar otras hormonas relacionadas como las hormonas tiroideas, la prolactina u otras hormonas hipofisarias o, incluso, suprarrenales.

Otras pruebas para estudiar la disfunción eréctil

Test de tumescencia peneana nocturna

Se trata de una prueba que mide el número de erecciones y su rigidez durante la noche. Es una prueba sencilla que realiza el paciente en su propia casa

Sirve principalmente para diferenciar si se trata de una disfunción de origen psicológico ya que en en estos casos las erecciones nocturnas son completamente normales.

Ecografía de arterias peneanas profundas

Esta prueba se realiza para estudiar las arterias que llevan sangre hacia el pene.

Lo que hacemos es inducir una erección artificial inyectando un fármaco vasodilatador llamado prostaglandina.

Una vez el pene está erecto, realizamos una ecografía en la que medimos diferentes parámetros y valoramos en detalle la función vascular.

Se realiza cuando queremos descartar el origen vascular o también cuando sospechamos otros problemas como secuelas de traumatismo peneano, enfermedad de La Peyronie, o mala respuesta eréctil al tratamiento con fármacos «tipo viagra».

Angiografía de arterias del pene

En casos muy concretos realizamos esta prueba que también sirve para estudiar los vasos sanguíneos. Se realiza inyectando un contraste endovenoso y posteriormente realizando una prueba radiológica que nos permita ver las arterias rellenas de contraste.

¿Cómo se trata la disfunción eréctil?

Tratamiento de la causa

Lo primero es identificar y tratar específicamente las posibles causas subyacentes como toma de fármacos, trastornos psicológicos, déficit de testosterona u otras enfermedades, etc.

Como suele suceder en medicina, si existe una causa de raíz que podamos tratar, las posibilidades de éxito serán mayores.

Tratamiento del hipogonadismo

En caso de que el origen del problema sea un déficit de testosterona (hipogonadismo), el paciente puede ser candidato a tratamiento sustitutivo con testosterona.

Eso sí, lo primero será acudir a un médico especialista en endocrinología para acabar que valore la causa del hipogonadismo y ajuste las dosis del tratamiento con testosterona.

Tratamiento de la disfunción eréctil de origen psicológico

En este caso, el tratamiento se basa en psicoterapia combinada o no con fármacos específicos para tratar el problema de base: antidepresivos o ansiolíticos. POr supuesto, esto deben hacerlo expertos en la materia como psicólogos, sexólogo y psiquiatras.

Medidas generales y tratamiento de los factores de riesgo cardiovascular

Independientemente del tratamiento de la causa, el tratamiento de la salud general siempre contribuye a mejorar la disfunción eréctil.

Por tanto, otra pieza clave del tratamiento será estudiar y corregir los factores de riesgo cardiovascular como dejar de fumar, adelgazar, controlar la diabetes y la hipertensión, etc.

Tratamiento farmacológico específico para la disfunción eréctil

Cuando no encontramos ninguna causa específica para la disfunción o no conseguimos que mejore con el tratamiento de esta, debemos valorar iniciar fármacos específicos para la disfunción eréctil.

Me refiero a fármacos de la familia la famosa viagra, los llamados «inhibidores de la 5 fosfodiesterasa»: sildenafilo, tadalafilo, vardenafilo y avanafilo.

Aquí tienes un artículo completo con todo lo que tienes que saber sobre los fármacos para tratar la disfunción eréctil.

Tratamiento local tópico o inyectado para la disfunción eréctil

Existen opciones de tratamiento menos conocidas que consiste en aplicar ciertos fármacos a nivel local.

1. Inyección intracavernosa de prostaglandinas

Se trata de inyecciones de alprostadilo inyectadas por el propio paciente en el pene. Tienen un efecto vasodilatador casi inmediato.

Puede parecer complejo al inicio pero con un poco de entrenamiento, la inyección resulta muy sencilla y ofrece muy buenos resultados.

2. Aplicación intrauretral de prostaglandinas

Se trata de una alternativa menos invasiva que la inyección que utiliza el mismo principio activo.

Consiste en aplicar una especie de gel en la salida de la uretra y posteriormente masajear para que el fármaco penetre hasta los cuerpos cavernosos y provoque la erección

Dispositivos mecánicos para facilitar la erección

1. Dispositivos de erección asistidos por «vacío»

Se trata de una especie de tubo en el que se introduce el pene y que crea el vacío para favorecer el flujo vascular hacia este.

2. Anillos oclusivos

Se suelen utilizar en combinación con los dispositivos de vacío.

Por un lado, los dispositivos de vacío atraen sangre arterial hacia el pene u por otro, el anillo situado en la base del pene, lo comprime y evita que la sangre se escape por vía venosa consiguiendo que permanezca erecto.

Tratamiento quirúrgico específico para la disfunción eréctil

Cuando todos los anteriores tratamientos fracasa, todavía nos queda la opción quirúrgica.

De forma resumida, existen 2 tipos de tratamiento quirúrgico de la disfunción eréctil:

  1. La implantación de una prótesis de pene que puede ser semirrígida o hinchable.
  2. La revascularización de arterias del pene, es decir, volver a abrir arterias que puedan estar cerradas para permitir un mejor flujo de sangre hacia el pene. Hay que destacar que es una técnica con una baja tasa de éxito y que solo se recomienda para pacientes jóvenes no fumadoras con una oclusión puntual de alguna arteria. Sion embargo, está contraindicada en pacientes con problemas vasculares generalizados típicos de pacientes de mayor edad.

¿Cómo se previene la disfunción eréctil?

Lo primero que debes tener claro es que no todas las causas son prevenibles. Por ejemplo, difícilmente se puede prevenir un trastorno de erección debido a un traumatismo peneano.

Sin embargo, las causas más frecuentes sí son prevenibles con medidas básicas de auto-cuidado basadas en cuidar la salud en general y la salud cardiovascular en particular.

Sin duda, la forma más eficaz para prevenir los problemas de erección son hacer ejercicio, cuidar la dieta y mantener un peso correcto, evitar el tabaco, reducir el estrés y controlar los factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión, la diabetes, etc.

En resumen, la disfunción eréctil se previene del mismo modo que la gran mayoría de enfermedades del primer mundo, simplemente cuidándose.


Para acaba el artículo, responderé algunas de las dudas más frecuentes que me suelen plantear mis pacientes.


– Preguntas frecuentes sobre la disfunción eréctil –

¿Es lo mismo disfunción eréctil que «impotencia»?

Sí. Disfunción eréctil es el término médico o técnico e impotencia es el término vulgar que utiliza parte de la población.

¿Es lo mismo que «falta de deseo o libido»?

Aunque ambos trastornos forman parte del espectro de la «disfunción sexual del varón» y pueden darse al mismo tiempo, la falta de libido (fata de deseo sexual) no es lo mismo que la disfunción eréctil.

La falta de libido es simplemente la falta de apetito sexual mientras que la disfunción eréctil es un problema de rigidez del pene, exista o no apetito sexual.

¿Es lo mismo que la «eyaculación precoz»?

De nuevo, se trata de otro problema relacionado con la disfunción eréctil pero diferente.

Sea sincero doctor… ¿La disfunción eréctil se cura?

La respuesta es un rotundo «depende» ya que las posibilidades de curación dependen por completo de la causa.

Por ejemplo, la disfunción eréctil de origen psicológico, aunque en ocasiones pueda tardar más de lo esperado, suele curarse por completo. Lo mismo sucede con la disfunción eréctil secundaria a fármacos siempre y cuando estos se puedan suspender.

Sin embargo, cuando el origen es algún problema orgánico que no puede resolverse, es posible que nunca llegue a curarse por completo. Por suerte, aunque no pueda curarse, siempre puede «manejarse» de forma eficaz con todo el arsenal de tratamiento disponible que hemos comentado.

¿Puedo dejar embarazada a mi mujer si sufro disfunción eréctil?

Sí, en la gran mayoría de los casos.

Obviamente, si tienes una disfunción eréctil de tal magnitud que impide la penetración y eyaculación normal, conseguir un embarazo de forma natural, puede ser algo más difícil.

Sin embargo, existen tratamientos de fertilidad muy sencillos, como la inseminación artificial, que solventan este problema.

Por otro lado, si el origen de la disfunción es un problema hormonal que no tiene solución (ej. hipogonadismo grave) es posible que se requieran técnicas de fertilidad más avanzadas o incluso, en casos de atrofia testicular grave, que no sea posible conseguir descendencia. Por suerte, este tipo de casos son una verdadera rareza.

Como mujer, ¿Cómo puedo ayudar a mi pareja?

El apoyo de la pareja es fundamental, especialmente, en los casos de disfunción eréctil de origen psicogénico.

Estas son algunas de las formas en las que puedes contribuir:

  1. Mostrando compresión y evitando culpabilizar o someter a presión a la pareja. Eso sí, tampoco debes minimizar el problema ya que puede hacer pensar al paciente que la vida sexual no es importante para ti y resultar contraproducente.
  2. Acompañar en el tratamiento psicológico siguiendo los consejos del psicólogo.
  3. Mejorar la comunicación y la relación de pareja en general. Por ejemplo, planificando actividades juntos.
  4. Fomentar la vida sexual de pareja con juegos y otras novedades.
  5. Participar de actividades saludables junto al paciente que puedan contribuir a reducir el estrés y mejorar su salud: ejercicio, paseo, actividades en la naturaleza, etc.

Disfunción eréctil en pacientes con diabetes

La diabetes se asocia con mucha frecuencia a la disfunción eréctil dado que daña directamente los vasos sanguíneos y los nervios implicados en la erección.

El enfoque diagnóstico y terapéutico es similar al habitual con la diferencia de que ponemos más énfasis en la mejoría del control de la propia diabetes (mantener la glucemia a raya mediante dieta y ejercicio) y del resto de factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, obesidad, hipercolesterolemia, etc. )

¿Existe algún tratamiento natural?

Aunque es cierto que existen algunos tratamientos naturales para mejorar la erección, antes debes tener algo muy importante sobre todos estos suplementos, hierbas y remedios naturales.

Diferencia entre fármacos y remedios naturales

Los fármacos estándar que recetamos los médicos han sido probados en ensayos clínicos de forma que, antes de aprobarse, han tenido que demostrar su eficacia y seguridad.

Sin embargo, los remedios naturales, en el mejor de los casos, simplemente han demostrado que no son venenos. Vale que una dosis aislada y baja no vaya a matarte, pero esto dista mucho de que sean eficaces y/o de que sean seguros como tratamiento de forma mantenida en el tiempo.

Tanto los fármacos como los remedios naturales pueden tener efectos beneficiosos y riesgos; la diferencia es que los fármacos lo han demostrado y los remedios naturales no; es decir, cuando utilices un remedio natural, tienes que asumir una gran incertidumbre sobre sus beneficios y riesgos.

Remedios naturales para la disfunción eréctil.

Según la Clínica Mayo, esto son los suplementos dietéticos, hierbas y otros productos que más se utilizan para tratar la disfunción eréctil.

Se clasifican en 3 categorías:

1. Estudiado en personas, resultados positivos, generalmente seguros

  • DHEA
  • L-Arginina
  • Ginseng
  • Propionil-L carnitina

2. Estudiado en personas, resultados positivos, CON RIESGOS!

  • Yohimbina

3. No se ha estudiado en personas o los resultados son negativos

  • Ginkgo
  • Hierba de cabra en celo (epimedium)

*Aquí puedes leer el análisis completo de la clínica Mayo

¿Cuando debo ir al médico?

Mi consejo es que consultes ante cualquiera a siguientes situaciones:

  • Una disfunción eréctil (más de un episodio) de reciente aparición
  • Cuando afecta a tu calidad de vida
  • Cuando sospeches que puede existir una causa tratable
  • Si tienes otras patologías crónicas

*Gracias por leer hasta aquí. Como siempre, si tienes alguna duda o si crees que falta algo de información, déjame un comentario más abajo y estaré encantado de actualizar el texto.

Publicaciones Similares

8 comentarios

  1. Ola
    Chico homosexual de 50 años y con disfuncion erectil desde hace 5 años
    También eyaculacion precoz
    Pamplona

    1. Buenas.
      No se a que te refieres con la disfuncion y la eyaculacion precoz.
      En todo caso, te aconsejo que lo valores con tu urologo de confianza o si lo prefieres conciertes conmigo una consulta online.
      Un saludo

  2. Lo que me ha ayudado mucho a poder mantener relaciones sexuales sin eyaculación precoz es butea superba Xilanatur

  3. Hola,

    no tengo erecciones nocturnas ni esporádicas desde hace años y me cuesta provocarme una erección y mantenerla. Las hormonas estan bien en rangos normales y me hicieron una doppler en el pene el cual el resultado esta dentro de los parametros normales. Con estas pruebas ya se puede descartar la causa organica aunque no tenga erecciones?

    Tengo 33 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Josep María Auguet Martin. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.