Pronóstico, riesgos y complicaciones del cáncer de próstata

El cáncer de próstata, es un cáncer de comportamiento habitualmente poco agresivo, sin embargo, al tratarse del cáncer más frecuente en hombres es un problema de primera magnitud.

En este artículo trataré de resolver algunas dudas frecuentes sobre la gravedad y los riesgos asociados al cáncer de próstata así como sobre las complicaciones que puede asociar: disfunción eréctil, necesidad de sondaje urinario, etc.

¿Cómo de grave es el cáncer de próstata?

Como norma general el cáncer de próstata es un tipo de cáncer poco agresivo.

Su importancia médica no radica tanto en su agresividad sino en su alta prevalencia. De hecho, exceptuando el cáncer de piel, es el el cáncer más frecuente en los hombres, especialmente en hombres de edad avanzada.

Aun así, hay casos (por suerte pocos) en los que el cáncer de próstata tiene un comportamiento agresivo, se extiende a órganos a distancia (metástasis) e incluso llega a causar la muerte.

¿Cómo podemos predecir la gravedad?

En medicina siempre intentamos predecir la posible evolución de cualquier enfermedad para así poder ofrecer un tratamiento más o menos agresivo acorde a nuestra previsión. Para ello buscamos diferentes factores que sabemos que se asocian a buen o mal pronóstico y que nos permiten hacer un «estadiaje» de la enfermedad.

Pero no solo esto, sino que las características del paciente también influyen enormemente en la toma de decisiones ya que no ofreceremos el mismo tratamiento a un paciente joven y por lo demás sano que a un paciente de más de 90 años con múltiples patologías de base. Sencillamente porque sus necesidades no son las mismas.

Factores que influyen en la gravedad del cáncer

En el caso del cáncer de próstata, las variables que utilizamos los urólogos para clasificar su gravedad y elegir el mejor tratamiento para nuestro paciente son las siguientes:

  • Edad del paciente. Como comentaba, no es lo mismo el tratamiento en un paciente de 50 años que en uno de 85 años.
  • Antecedentes médicos del paciente. Las enfermedades de base del paciente nos pueden marcar una opción médica u otra así como los antecedentes quirúrgicos (operaciones previas) de cara a valorar una posible cirugía.
  • Analítica de sangre con el PSA. Como sabemos, el valor de PSA nos orienta sobre si el cáncer está localizado en la próstata o se ha extendido a órganos vecinos o a distancia.
  • Tacto rectal. Como decía mi profesor de cirugía general en la carrera, «es mejor meter el dedo que meter la pata»… y así es. El tacto rectal nos proporciona información muy valiosa acerca de la localización de un posible nódulo en la próstata, sobre su extensión local y sobre la necesidad de realizar una biopsia de próstata.
  • Biopsia de próstata. La biopsia, como les digo a mis pacientes, es imprescindible para diagnosticar un cáncer de próstata («sin biopsia no hay diagnóstico») y ésta nos dice el «nombre y apellido del tumor». Es decir, nos dice de qué tipo de cáncer se trata, como son las células (más o menos agresivas) y qué grado de afectación de la próstata tenemos.
  • Pruebas de imagen (Resonancia Magnética, TAC, PET, gammagrafía ósea). Las distintas pruebas de imagen tiene diferentes aplicaciones aunque en general todas se utilizan para hacer el «estudio de extensión», es decir para estudiar si el cáncer está alojado únicamente en la próstata o, en caso contrario, para detectar hasta donde se ha extendido.

Clasificación de los diferentes «grados de cáncer de próstata»

Hay diferentes clasificaciones para el estadiaje del cáncer de próstata pero en términos generales lo clasificamos en 3 estadios que se relacionan con el riesgo de progresión de la enfermedad:

  • Bajo riesgo: se trata de tumores que no salen de la próstata. Su pronóstico es excelente, con una tasa de curación cercana al 100%.
  • Riesgo intermedio: tumores también alojados en la próstata pero con un de mayor tamaño. Su tasa de curación también es cercana al 100%.
    * Estos 2 primeros grupos suponen la mayoría de diagnósticos de cáncer de próstata.
  • Alto riesgo: se trata de tumores algo más agresivos y lógicamente con una tasa de curación menor. Dentro de este grupo hay diferentes sub-clasificaciones para tumores que se han extendido fuera de la próstata y que por tanto tienen un peor pronóstico global.

¿El cáncer de próstata se cura? O sino, ¿cómo evoluciona?

El cáncer de próstata se cura casi en el 100% de los casos.

En términos generales, la supervivencia a este tipo de cáncer es mayor del 90%. Es decir, más del 90% de los pacientes no ven limitada su esperanza de vida por culpa del cáncer, incluso aunque no podamos curarlo por completo.

Desgraciadamente, existen algunos casos, sobretodo cuando se trata de un cáncer extendido, con metástasis y que progresivamente no responde al tratamiento que pueden llegar incluso a provocar la muerte del paciente.

¿Puede provocar metástasis?

No es habitual que el cáncer de próstata provoque metástasis (extensión del tumor a otras partes del cuerpo), aunque en fases avanzadas de la enfermedad o en casos de tumores muy agresivos pueden aparecer.

Metástasis más frecuentes

El cáncer de próstata se puede diseminar por 3 vías:

  • Tejidos cercanos. El cáncer se disemina desde la próstata hasta órganos vecinos como las vesículas seminales.
  • Ganglios. Se extiende a través del sistema linfático y puede afectar a ganglios progresivamente más alejados del origen.
  • Sangre. El cáncer entra en la sangre y se desplaza hasta órganos a distancia. La metástasis a distancia más frecuentes son las metástasis óseas.

¿Me puedo morir de cáncer de próstata?

La probabilidad es realmente muy baja ya que como comentaba anteriormente más del 90% de los pacientes consigue una curación completa de la enfermedad.

Además, las tasas de curación mejoran cada vez más gracias principalmente a dos motivos:

En primer lugar, gracias al diagnóstico precoz que nos permite detectar tumores más pequeños, confinados a la próstata y con mayores probabilidades de curación.

En segundo lugar, gracias a los avances que hemos visto en los últimos 30-40 años en términos de tratamiento del cáncer de próstata. A día de hoy, contamos con mejores técnicas quirúrgicas (laparoscopia-3D o el Robot Da Vinci), fármacos más selectivos, más eficaces y con menores efectos secundarios, radioterapia, nuevos tratamientos hormonales e incluso nuevas dianas terapéuticas que abren posibilidades para el futuro.

¿Qué significa que sea «hormonosensible» u «hormonoresistente»?

El tejido prostático normal, de forma fisiológica, es sensible a la testosterona. Es decir, la testosterona estimula y hace crecer la próstata.

Habitualmente, el cáncer de próstata también crece en respuesta a la testosterona y por tanto, bloquear su efecto puede ayudar a detener su crecimiento.

Para ello disponemos de fármacos antiandrógenos que bloquean la acción o la producción de testosterona y evitan que el cáncer siga creciendo. Este tipo de tratamiento se utiliza con éxito sobretodo en cánceres que se han extendido fuera de la próstata y que ya no se pueden operar.

El concepto de cáncer de próstata «hormonosensible» se refiere a que el cáncer conserva su capacidad de respuesta a la testosterona y por tanto bloquearla será eficaz para controlar su crecimiento.

Con el tiempo, el cáncer puede volverse «hormonoresistente», lo que significa que deja de responder a la acción de la testosterona y que por tanto el tratamiento antiandrógenico deja de ser eficaz.

Posibles complicaciones del tratamiento

El tratamiento del cáncer de próstata, aunque es muy efectivo, puede producir una serie de efectos secundarios o efectos no deseados.

Esta es la razón por la que, aunque existan diversos tratamientos efectivos frente al cáncer, médico y paciente siempre deben discutir los pros y contras de cada uno para elegir el que más se adapte a las necesidades del caso y las preferencias del paciente.

Estas son algunas de las posibles complicaciones que, si bien no son constantes en todos los tratamientos, siempre pueden darse y es necesario que conozcas:

  • Disfunción sexual / impotencia
  • Incontinencia urinaria
  • Acortamiento del pene
  • Efectos post radioterapia
  • Síntomas urinarios
  • Alteraciones del ritmo intestinal

¿Es necesario que me coloquen una sonda urinaria? ¿Durante cuanto tiempo?

En el caso que sea necesario una operación para extirpar la próstata, necesitamos colocar una sonda urinaria durante al menos 10 días tras la intervención.

Es un procedimiento estrictamente necesario que nos ayuda a consolidar la sutura que realizamos entre la vejiga urinaria y la uretra (el conducto de la orina).

Recuerda que la próstata es como un «donut» que envuelve la uretra y que está justo en la salida de la vejiga, por lo que al extirparla tenemos que restablecer el paso de orina desde la vejiga a la uretra. Esto lo hacemos con un zurcido (una sutura) y la sonda ayuda a que la zona de la sutura cicatrice correctamente y no se rompa.

¿Podré volver a tener relaciones sexuales?

En función del tratamiento que se aplique, la vida sexual puede verse afectada en mayor o menor medida.

Desgraciadamente, es muy habitual que se afecte la capacidad eréctil cuando se realiza una prostatectomía radical, que a día de hoy sigue siendo el tratamiento más realizado. Esto es debido a que los nervios que regulan el mecanismo de la erección discurren muy cercanos a la glándula prostática por lo que es muy frecuente que se lesionen durante la cirugía.

En los últimos años, con la irrupción de métodos quirúrgicos mas precisos (laparoscopia 3D o el Robot Da Vinci) o los avances tecnológicos en el campo de la radioterapia, la incidencia de disfunción eréctil es algo menor, aunque todavía sigue siendo elevada.

Sin embargo, hay que recordar en la actualidad disponemos de muchos tratamientos efectivos para la disfunción eréctil como fármacos orales, intrauretrales o inyectados a nivel del pene o incluso la implantación de prótesis de pene.

¿Es necesario extirpar los testículos?

La extirpación de los testículos u orquiectomía bilateral es un tratamiento que puede aplicarse con el objetivo de reducir los niveles de testosterona y así detener el crecimiento del cáncer en fase hormonosensible.

Sin embargo, a día de hoy, la orquiectomía no es un tratamiento de elección y no se utiliza en prácticamente ningún caso.

Es cierto que, hace años, no disponíamos de otras alternativas para reducir la testosterona y se realizaba con mayor frecuencia. Pero en la actualidad esta técnica prácticamente no se contempla gracias a la gran batería de tratamientos farmacológicos que tenemos.

¿Es necesaria la quimioterapia?

Por lo general, la quimioterapia no forma parte del tratamiento estándar del cáncer de próstata. Sólo se utiliza en casos muy concretos, cuando el cáncer está muy avanzado y no responde a tratamientos con intención curativa como la prostatectomía radical o la radioterapia.

Enlaces de interés

Detección temprana, diagnóstico y clasificación por etapas de la American Cancer Society

Tratamiento del cáncer de próstata, información para pacientes del Instituto nacional del cáncer americano.

*Gracias por leer hasta aquí. Como siempre, si tienes alguna duda o si crees que falta algo de información, déjame un comentario más abajo y estaré encantado de actualizar el texto.

Publicaciones Similares

6 comentarios

  1. Hol doctor tengo 62 Años y me han diagnosticado cáncer de próstata pero no me han dado ningún tratamiento me han dicho en 6 .meses hacer un analítica y ya está es normal estoy preocupado gracias por su amabilidad

  2. Buenas Joaquin.
    Entiendo que debe ser un cancer de prostata de bajo grado y te han recomendado una vigilancia activa.
    Si no es asi, vuelve a pedir cita para tu urologo de confianza.
    Si quieres que evalue el caso, no dudes en consultarme. Un saludo

  3. Buenos días doctor. Tengo 60 años. Me van a operar de la próstata porque tengo cáncer. Según el informe es de grado 2 y las puntuaciones de Gleason de las muestras que tomaron son todas 3+4. Tengo asumido lo de la operación y sus consecuencias, pero aún me preocupa que haya producido metástasis. He leído que el extracto de granada se utiliza desde hace mucho para los problemas de la próstata y que incluso, al parecer, disminuye el crecimiento de las células del cáncer. ¿cree usted que tomarlo me beneficiaría de algún modo o me perjudicaría?

    Muchas gracias.

  4. Buenas Pablo
    Desconozco lo del extracto de granada la verdad.
    Por lo que se refiere al cancer de prostata riesgo intermedio Gleason 7 lo normal y esperable es que no haya metastasis. Si pensaramos que puediera haberlas hariamos un estudio de extension a huesos antes del tratamiento; pero no se hace puesto que el riesgo es muy muy bajo.
    Un saludo

  5. Muchísimas gracias doctor. Todo esto está resultando un proceso más lento de lo que me gustaría. La cabeza no para. De nuevo, muchas gracias.

Los comentarios están cerrados.